La FPMT en México

Aunque los cuatro territorios y veinte países románticos, apasionantes e independientes que forman América Latina son predominantemente Católicos, el Dharma ha comenzado a arraigarse en las últimas décadas. La FPMT cuenta con centros y grupos de estudio en México, Guatemala, Colombia y Brasil.

 

 

Lama Yeshe solía decir:

“Necesitamos organizarnos, algunas personas rechazan la organización – que estúpido-. Sino pueden ni organizar su propia vida, entonces ¿cómo pueden hacer algo por los demás? Una organización es necesaria”

 

 

A principios del 2006, y tras varios años de trabajo y dedicación, siguiendo el consejo de Kyabye Lama Zopa Rimpoché, se pudo llevar a cabo el proyecto de formalizar a la FPMT en México como una organización de Dharma afiliada a la Oficina Internacional de la FPMT y a la FPMT Inc. El objetivo de todo esto es beneficiar al máximo número de personas que se interesen por la espiritualidad. Todo esto con la finalidad de trabajar con nuestra mente y desarrollar hábitos mentales positivos para así poder beneficiar a los que nos rodean.

La primera reunión nacional se realizó en el Centro Bengungyal de Aguascalientes en marzo del 2006 y a raíz de ella se formaron proyectos interesantes. Dedicamos para que todo proyecto y logro de esta organización en México, traiga solo beneficio, armonía y felicidad temporal y última a todos nuestros hermanos y hermanas mexicanos.

La FPMT en México está formada actualmente por los siguientes Centros y Proyectos:

 

Un Centro de retiro (Serlingpa-Zitacuaro)

Dos Centros de Dharma (Khamlungpa-Guadalajara y Bengungyal-Aguascalientes)

Cuatro Grupo de Estudios (Chekawa-Uruapan, Yeshe Gyaltsen-Cozumel, Rinchen Zangpo-Torreón y Padmasambhava-Durango)

Proyecto Liberación en la Prisión

Proyecto Centro de Retiro y Abadía Khamlungpa

Proyecto Sangha Azteca

 

Actualmente contamos con un monje residente Vble. Lobsang Tonden en el Centro Khamlunga Guadalajara. Vble. Tonden es un monje budista mexicano que a una edad temprana tuvo contacto con el budismo. Con el permiso y bendición de maestro raíz Ven. Lama Zopa Rimpoché, recibió sus votos de novicio de SE. Choden Rimpoché. Tres años más tarde, recibió sus votos mayores (Bhikshu) de manos de SS. El Dalai Lama, en Dharamshala, India.

 

Ha estudiado y colaborado en diversos centros en Francia, España, Estados Unidos y México. Actualmente cursa el programa estudios filosóficos y a la vez a sugerencia de sus maestros, enseña en el Centro Khamlungpa además de visitar otros centros con regularidad. Participa activamente en un proyecto de ayuda a prisioneros hispanos y norteamericanos en diversas cárceles de los Estados Unidos y México.

 

La importancia de organizarnos

Debido a nuestros antecedentes culturales, algunas personas ven con rechazo las “organizaciones religiosas”. Y aunque el Dharma y las instituciones budistas pueden verse como dos cosas distintas; si existe una buena motivación dentro de cualquier organización, entonces habrá un mayor beneficio y podremos ayudar mejor a otros; además de recibir grandes beneficios por el hecho de contar con compañeros de Dharma que trabajan para ayudarse mutuamente con armonía.

 

Uno puede practicar, estudiar y participar activamente en cualquier organización de Dharma, sin que esto quiera decir que uno está involucrándose en políticas ni defendiendo errores cometidos por dicha organización. Trabajando, asistiendo o apoyando a que el Dharma se arraigue en algún lugar, es poner nuestro granito de arena para la paz en nuestra sociedad.

 

Para que un centro de Dharma o proyecto pueda seguir beneficiando a muchas personas a largo plazo, es necesario organizarnos y tener una motivación altruista y una mente abierta. Y el mismn Lama Yeshe nos puso el ejemplo; él comenzó la FPMT y aún cuando él murió, la organización continúa beneficiando a muchos seres. Lo mismo sucedió con muchos otros Lamas.

Un Dharma organizado, es un Dharma a largo plazo…

Cualquier persona que desee cooperar con nosotros, trabajar o simplemente contactarnos para ver de qué forma podemos juntos beneficiar a los demás, es bienvenido a hacerlo.